domingo, 4 de noviembre de 2012

Autocid Ford recupera las buenas sensaciones en Melilla

Gran defensa. Los jugadores de Andreu Casadevall ofrecen un excelente recital defensivo a los pupilos de Gonzalo García en el Javier Imbroda.


Melilla: 76  Autocid Ford: 92
Melilla:
Nombre    Ptos    Min.    As.    Reb.    Val.
Joan Riera    2    14:34    3    0    3  
Jesús Castro    24    35:55    4    3    23
Francis Sánchez    7    27:43    4    5    6
José Amador    16    21:53    2    4    15
Kiril Wachsmann    6    23:01    0    5    6

José Marco    8    25:18    4    1    12
Darius Pakamanis    4    10:01    0    2    0
Eloy Almazán    0    06:21    0    2    0
Héctor Manzano    7    26:21    3    6    13
Tim Frost    2    08:53    0    0    -3
TOTAL    76        20    28    75

Autocid Ford:
Nombre    Ptos    Min.    As.    Reb.    Val.
Dani López    15    23:37    1    4    22
Jeff Xavier    11    22:47    4    1    8
Marcus Vinicius    9    21:40    2    7    16
Jorge García    5    17:50    1    2    -1
Luke Sikma    10    25:46    1    5    11

Juan Aguilar    5    16:23    2    1    7
Alberto Miguel    13    19:31    2    0    14
Isaac López    9    16:02    0    2    9
Pep Ortega    5    22:07    1    7    8
Sergio Olmos    10    14:17    1    2    11
Franco Rocchia    -    -    -    -    -
TOTAL    92        15    31    105
Parciales: 19-27 (primer cuarto), 16-19 (descanso, 35-46),
18-19 (tercer cuarto, 53-65), 23-27 (final, 76-92).

Árbitros:  Pagán Baró y Muñoz García. Eliminaron a José Amador, del Melilla, en el minuto 33.

Incidencias:Partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga LEB Oro, disputado en el Pabellón Javier Imbroda de Melilla, ante unos 1.200 aficionados.
Autocid Ford cuajó una gran actuación, con un excelente trabajo defensivo, un ataque que no cayó nunca en la precipitación y que supo buscar siempre los huecos necesarios ante un Melilla, que no arrojó la toalla, pero al que le faltó ese puntito necesario para ganar partidos. A los anfitriones les faltó intensidad y solo los triples de Jesús Castro le dieron esperanza en algunas fases.
El primer cuarto arrancó con dos equipos muy fríos sobre la pista del Javier Imbroda, muy dubitativos y con muchos errores no forzados. Pese a todo, el primer parcial fue para el equipo de Andreu Casadevall (2-9), con tiempo muerto incluido de Gonzalo García, que veía como Jeff Xavier y Marcus Vinicius, al frente de la artillería, hacían mucho daño a su equipo. Tras las directrices técnicas, Melilla logró 4 puntos consecutivos, obra de Wachsmann, pero lo cierto es que no sabía aprovechar los errores de Autocid Ford, aunque Amador de 3 recortaba diferencias (9-11 a falta de 4/56). Reaccionó entonces Burgos, que anotaba seis puntos consecutivos. Jeff, Marcus y Dani López encestaban y abrían un pequeño colchón en el luminoso (9-17). El único que tiraba del carro en Melilla era Castro, que con dos puntos y un triple volvía a meter a los locales en el choque (14-19, a falta de 2/46).
El encuentro entró en una fase de intercambio de canastas, donde el conjunto de Andreu Casadevall sacó ventaja con cinco puntos consecutivos de Pep Ortega; aunque otro triple de Chus Castro ponía el 19-26 para que Pep cerrase el cuarto con un tiro libre (19-27).
El segundo no fue bueno por parte de ninguno de los dos equipos. Los burgaleses comenzaron golpeando con canastas de Sergio Olmos y Alberto Miguel (19-31). Pero Melilla le respondió con la entrada a pista de Tim Frost, que daba algo más de consistencia al juego norteafricano. Pese a ello, el equipo de Gonzalo García seguía sin encontrar el rumbo, con muchos errores en ataque y pérdidas de balón que le impedían recortar distancias. A Andreu Casadevall no le bastaba y tuvo que recurrir al ‘viejo rockero’, Alberto Miguel, para intentar despertar a los suyos. Y respondió perfectamente desde el perímetro, con un triple que colocaba el 26-37. Eso, sumado a dos puntos de Lucas Sikma, dejaron el marcador en 26-39 y un tiempo muerto del técnico melillense a falta de 3/16 para el descanso.
A la vuelta, Melilla parecía respirar con una jugada de 2+1 de Marco, pero un nuevo triple del alero cántabro dejaba claro que Burgos mandaba (35-46).

Dominio burgalés
Tras el descanso las cosas no cambiaron y Autocid Ford asumió todo el peso del encuentro. Melilla luchaba, pero parecía completamente perdido, sobre todo en ataque, y solo conseguía brillar con algunas pinceladas de calidad y los puntos del ex burgalesista Jesús Castro, que con sus lanzamientos triples era el único que anotaba. Dani López y Jeff Xavier devolvieron la moneda por partida doble, con 6 puntos consecutivos (44-57).
El partido estaba prácticamente roto, pero Melilla se resistía a arrojar la toalla. Nuevamente tres puntos de Jeff Xavier y de Dani López abrían la brecha (48-65) y daban prácticamente por finiquitado un cuarto que no tuvo apenas historia. Los melillenses perdían demasiados balones y no acertaban en la selección de tiro ante un Autocid Ford que defendía con mucha intensidad. Aunque a falta de 20 segundos para el final del cuarto Francis Sánchez intentaba devolver la vida a los locales y ponía el 53-65 con el que se llegaba al final del cuarto.
Pero la superioridad castellana era clara y en el último cuarto Burgos solo tuvo que mantener la intensidad para no pasar apuros ante un rival al que cada vez le podía más el nerviosismo y en el que solo Jesús Castro parecía tener su noche. Así, los últimos diez minutos fueron un auténtico monólogo de la escuadra burgalesa. Los dos puntos iniciales de Lucas Sikma los redondeaba Jorge García con un triple que colocaba el 53-70 en el electrónico. Otra vez Castro, aunque esta vez bien secundado por Marco y Héctor Manzano que, con dos triples consecutivos, parecían encender la luz para Melilla al final del túnel (62-70).
Sin embargo, Autocid Ford cortó pronto la reacción y en la siguiente jugada Juan Aguilar volvía a poner los pies en el suelo a los melillenses con un triple. Castro volvía a anotar de 3, manteniendo algo de incertidumbre, aunque a partir de ahí Alberto Miguel cogía la batuta del conjunto de Andreu Casadevall y con dos triples casi consecutivos elevaba la diferencia a 20 puntos (67-87).
El intercambio de canastas de la recta final del encuentro solo beneficiaba a Burgos ante un Melilla que, pese a todo, siguió luchando hasta el final (76-92).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada