viernes, 9 de noviembre de 2012

199 partidos mandando

Esta noche dirigirá su partido 200 en el banquillo de Autocid y el próximo viernes cumplirá cinco años en el club castellano. Andreu Casadevall es el líder indiscutible de una entidad en constante progresión. El primer equipo ha pasado de ser un debutante dubitativo y con incógnitas a convertirse en un habitual en el play off de ascenso y a ser considerado favorito.

Llegó a Burgos el 16 de noviembre de 2007 y debutó en la novena jornada frente al Gandía (57-58). Le faltó es minuto más de trabajo para debutar con victoria. Pronto enmendó el camino del equipo, que le llevó hasta el puesto undécimo de la clasificación. Desde aquel entonces ha dirigido a Autocid en 199 partidos.

«El balance es positivo. Ha habido de todo, pero nunca muy malo. Con plantillas diferentes y siempre bajo la humildad y el trabajo hemos ido creciendo año a año», ratifica Andreu Casadevall.

En su segunda campaña clasificó al equipo para el play off y se midió a Alicante. En la tercera rozó la perfección, llegando a jugar el quinto duelo del play off final ante Menorca. En la siguiente, también jugó la final con Obradoiro y en la pasada sufrió un serio revés ante Cáceres.

En total, Andreu Casadevall ha concitado muchas esperanzas y sobre todo ha aglutinado la ilusión de toda la ciudad.

Este lustro ha sido muy bonito en el aspecto deportivo, pero muy sufrido en el personal. Andreu sigue realizando su particular peregrinaje a Valencia muchos fines de semana para estar con su familia: Nuria, su mujer, y sus hijos, Aitana y Andreu.

Sabe que se está perdiendo muchas cosas al no estar en casa, pero también comprende que es necesario pues su profesión es así. «No puedo quejarme», aduce Andreu Casadevall, un técnico ambicioso, exigente, trabajador y disciplinado, que en Burgos está dejando su impronta y que desea hacer realidad el sueño de muchos burgaleses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada