viernes, 25 de mayo de 2012

Memoria de una temporada histórica

Autocid Ford Burgos cierra la temporada 2011/2012 habiendo jugado la final de la Copa Príncipe y habiendo cerrado la temporada regular en segundo lugar.

Si algo ha sido esta temporada es intensa. El equipo azulón ha cerrado el curso antes de lo que le gustaría, cayendo en cuartos de final del playoff ante Cáceres, pero con otras muchas cosas positivas.
Un grupo excepcional de jugadores y de personas iniciaron allá por septiembre la andadura por la quinta temporada de Autocid Ford Burgos en la liga Adecco Oro. Se empezó ganando con solvencia en Benahavís (63-78) y se perdió el primer partido en El Plantío ante Mallorca (83-87). Fue un comienzo irregular, marcado por la búsqueda del conjunto. Muchos jugadores nuevos, un total de siete, tenían que adaptarse a los sistemas de Andreu Casadevall. Los resultados no se hicieron esperar, los burgaleses acababan ganando los partidos aunque sin llegar a dar con el juego que quería el técnico. Así se llegó a cerrar la primera vuelta en la mejor posición conseguida por Autocid hasta la fecha, segundo. El premio fue la posibilidad de disputar la final de la Copa Príncipe ante Iberostar Canarias. El factor cancha, se jugó en Pabellón Insular Santiago Martín, sumado al gran momento de los canarios, permitió a los locales llevarse el trofeo a casa. Autocid firmó un gran partido, en el que plantó cara hasta los últimos minutos del último cuarto, donde el acierto exterior de los amarillos acabó imponiéndose (93-85).

Mal inicio de la segunda vuelta. Cuatro derrotas en cinco partidos fue la peor racha del equipo burgalés esta temporada. Todo ello desembocó en la conjura del vestuario para comenzar a remontar puestos e intentar cerrar la liga regular en la mejor posición posible. En ese momento Andreu dio con el modelo de equipo, con los quintetos más equilibrados y con el camino al éxito. El equipo comenzó a contar partidos por victorias, hasta el punto de que ha falta de dos jornadas se hizo con el subcampeonato. Pero una de las claves del final de temporada azulón se dio en el encuentro disputado en El Serrallo de Tarragona, donde a pesar de la victoria (73-78), Dani López sufrió una fractura en el escafoides que le impediría ayudar al equipo en la fase decisiva de la temporada. Los pronósticos más favorables hablaban de la reaparición del base salmantino en la final, en caso de alcanzarla.

En busca de un nuevo sistema sin base. Con sólo Juan Aguilar en el papel de director de juego, Andreu Casadevall dispuso de dos jornadas para buscar un esquema de juego en el que el quinteto sobre la pista no dependiese de la figura de un base, sino que fuese cualquiera de los jugadores exteriores los que pudiesen marcar el sistema con el que atacar. Las pruebas no salieron mal, pero la sombra de Dani López era demasiado larga como para hacer que no se notase su ausencia.
Llegaron los cuartos de final ante uno de los dos rivales con los que no se quería encontrar el cuerpo técnico, Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Los extremeños cerraron la liga regular en el noveno puesto, in extremis. El factor cancha ante cualquier rival, daba cierta tranquilidad al equipo burgalés. La serie comenzó con una apabullante victoria en El Plantío (94-71) y siguió con las polémicas declaraciones de José Ángel Antelo antes del segundo partido. El ambiente enrarecido favoreció a los verdinegros que consiguieron igualar la serie (68-74) y arrebatar el factor cancha a Autocid. La serie se desplazó al Pabellón Multiusos Ciudad de Cáceres donde los azulones hicieron pronto su trabajo ganando el tercer partido sobre la bocina con un triple excepcional de Jerome Tillman (66-68). El factor cancha volvía a El Plantío, donde tendría que disputarse un quinto encuentro en caso de derrota azulona. El cuarto partido fue, contra todo pronóstico, verdinegro. Los cacereños salieron con una marcha más de lo que cabía esperar y consiguieron imponerse por un claro 84-77.

La hora de la verdad, la cara o cruz de la serie se jugaría en El Plantío donde la afición burgalesa se volcó con el equipo para auparle hasta la semifinal del playoff. Autocid Ford Burgos salió realizando un buen partido, pero con un incisivo Cáceres muy cerca en el marcador. Los azulones tuvieron la oportunidad de romper el partido en el último cuarto a falta de cinco minutos cuando la ventaja se situaba en cinco puntos. Malas decisiones en los últimos minutos de partido llevaron al equipo a errar demasiado y verse por detrás en el marcador a menos de dos minutos para decidir la serie. Los burgaleses, a pesar de todo, tuvieron una última bola para igualar el partido sobre la bocina, pero la esperanza sobrepasó el aro rival y Autocid Ford Burgos cerraba una temporada con un sabor amargo, que no debía borrar los logros conseguidos durante la temporada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario