miércoles, 9 de mayo de 2012

El Arena se modificará para hacer fija la cubierta y abaratarlo un 10%

El equipo de Gobierno renuncia a la cubierta retráctil, que es el elemento más caro de los previstos en el complejo, cuya obra se ha retrasado por la falta de dinero hasta 2013
La paralización del proyecto para convertir la plaza de toros de El Plantío en el Burgos Arena (un recinto multifuncional con capacidad para 11.000 espectadores en espectáculos deportivos y casi 10.000 en eventos musicales) no va a servir únicamente para buscar el dinero para pagarlo, sino también para acometer algunas modificaciones al proyecto de ejecución ya aprobado.
Como es sabido, el Ayuntamiento llegó a convocar el concurso para licitar las obras y recibió hasta siete ofertas, pero el proceso se paralizó cuando trascendió que la deuda del Ayuntamiento con sus proveedores superaba los 50 millones de euros y que, además, no cabía la posibilidad de acudir a operaciones de crédito por veto legislativo.
No obstante, y según reconoce el vicealcalde y concejal de Fomento, Ángel Ibáñez, «de las 220 propuestas que hay en nuestro programa electoral esta comparte la pole position con el bulevar de la calle Vitoria, así que para nosotros sigue siendo prioritario y, tal y como dijimos, la intención es volver a sacarlo a concurso a comienzos del próximo año».



Mientras eso sucede, si es que sucede, el Ejecutivo que preside Javier Lacalle encargará, probablemente a la consultora EiC, que  elaboró el proyecto, una serie de modificaciones entre las que destaca una muy importante: el cambio de la cubierta retráctil por otra fija que abarate el coste total de la infraestructura.
La cubierta, y según consta en la memoria del proyecto, se comería aproximadamente el 20% de los 21,5 millones que presuntamente va a costar esta dotación. Esta modificación, «que aún está por cuantificar», puntualiza Ibáñez, permitiría ahorrar «al menos un 10%» del coste final. Dicho de otra forma: cambiar la cubierta retráctil por una estructura fija puede suponer un ahorro de «dos millones de euros».
Las otras variaciones previstas son anecdóticas en comparación con la de la cobertura. Por ejemplo, se pedirá que el espacio que queda en los bajos (mirando al río) y que se destinará a albergar un centro de ocio infantil que funcione todo el año sea más grande de los previsto inicialmente (500 metros cuadrados). También habría que incorporar una planta de desinfección en la zona de corrales para que allí se pueda albergar el mercado de ganado, ‘itinerante’ desde que dejara de celebrarse en La Milanera. Aunque suene a mucho, se trata de unas bañeras poco más grandes que las domésticas.
Según los planos que se sacaron a concurso para materializarlos, el Arena se construirá en menos de doce meses, de forma que El Plantío será derribada al terminar los Sampedros y la nueva dotación estará disponible un año después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario